Autotransplante de Gérmenes de Terceros Molares

No erupcionados a sitios de extracción inmediata de primeros molares permanentes.
Autotransplante de Gérmenes de Terceros Molares

Autores:

  • Profesor Doctor Ricardo Bachur.
    Profesor Titular de la Cátedra de Cirugía III de la U.N.C. Argentina.
  • Odontóloga Patricia Armando.
    Agregada a la Cátedra de Cirugía III de la U.N.C. Argentina.
  • Odontólogo Miguel Pérez.
    Agregado a la Cátedra de Cirugía III de la U.N.C. Argentina.

1. Introducción – Resumen:

En estos momentos en los que la implantología oral ha alcanzado un auge y popularidad impensables; hace sólo quince años, es bueno recordar que el mejor implante dental sigue siendo el propio diente.

Los nuevos biomateriales (membranas de regeneración tisular guiada, hueso artificial, etc.) nos permiten hoy en día buscar opciones terapéuticas más conservadoras reutilizando estructuras orales deterioradas anatómica o funcionalmente. Este es el caso de autotransplantes de gérmenes de terceros molares no erupcionados que van a reemplazar a primeros molares o segundos molares permanentes; los cuales no pueden ser recuperados mediante tratamientos endodónticos ni con procedimientos de operatoria dental, ni protésicos. Situaciones en las que si la indicación del Transplante es correcta y la técnica quirúrgica meticulosa, podemos obtener unos aceptables índices de éxito clínico.


2. AUTOTRANSPLANTES

El transplante de dientes autólogos es el traslado de una posición a otra en la misma boca. Este procedimiento fue descripto por Apfel (1948 – 1960) y Miller (1951 – 1956) para el transplante de terceros molares inferiores a los sitios de extracción inmediata de primeros molares inferiores.

En la actualidad se realizan autotransplantes con la mayoría de los dientes de la boca. A diferencia de los reimplantes, el autotransplante sólo está fuera de su ambiente natural por unos segundos, de modo que la regeneración periodontal es la regla y no la excepción.

El mantenimiento del ligamento periodontal y el cemento de la superficie es crucial y exige una manipulación mínima. En la reinserción normal, el diente autotransplantado puede durar tanto como un diente normal.


3. BIOLOGÍA DEL AUTOTRANSPLANTE

Se debe tener en cuenta, el ápice en desarrollo del diente dador inmaduro y el ligamento periodontal del diente dador, en la reinserción y regeneración del hueso alveolar.

El pronóstico es mucho mejor cuando el diente dador es inmaduro y tiene su ápice abierto, ya que favorece la revascularización pulpar. Además la papila dentaria embrionaria es muy resistente a la infección y sobrevive mejor el período extra bucal. La raíz inmadura, a medida que se desarrolla se asocia con la formación de un periodonto nuevo. Esto fue demostrado por Hoffman (1960) con sus ingeniosos transplantes de dientes a sitios subcutáneos en animales. En el tercio apical neo formado del transplante inmaduro no se produjo reabsorción radicular. La base primordial del pronóstico favorable del autotransplante inmaduro es el estadío de la erupción y no en el estadío del desarrollo del diente.

Andreassen (1976) agregó que el ligamento periodontal de un diente joven erupcionado es muy grueso y carnoso; y tiende más a contribuir a la reinserción normal que el ligamento más fino y desgarrado del diente erupcionado funcional que ha sido extraído. Se debe advertir al paciente, que puede sobrevenir necrosis pulpar y que es probable que con posterioridad, pueda hacerse un tratamiento de conducto.

Los requisitos físicos para un transplante dentario autólogo eficaz son: una cavidad de extracción fresca o un sitio desdentado con buen espacio para el elemento receptor y buen hueso alveolar. Se debe mantener la lámina vestibular intacta. No se debe hacer en presencia de inflamación aguda; la inflamación crónica en el sitio receptor en particular la apical, no contraindica el procedimiento ni influye sobre su pronóstico.

El transplante debe hacerse inmediatamente o poco después de la extracción, antes de que el remodelamiento del alveólo a las seis a ocho semanas ocasione un ancho vestíbulo lingual disminuido que no tiene suficiente espacio para incluir el transplante.

Toda la superficie cementaria, debe colocarse dentro del hueso y que el elemento transplantado quede en infraoclusión.

El transplante debe ajustar, pero no se debe acuñar la raíz en su posición, como se hace con el reimplante, está contraindicado porque el acuñamiento puede aplastar el tejido periodontal y producir anquilosis. En la inserción normal del ligamento periodontal el diente se habrá de estabilizar en tres o cuatro semanas.


4. CASO CLÍNICO

Radiografía periapical y panorámica de una paciente de 15 años que presenta caries macropenetrante en elemento 46; y elemento 48 con 1/3 de raíz calcificada (estadío de bermuda) ideal para realizar el procedimiento quirúrgico de autotransplante.


5. Bibliografía

1- ANDREASSEN, J.O. Atlas of reimplantation and transplantation of teeth. Switzerland, Ed.Medi Globe, 1992. 
2- APFEL, H. Transplantation of The unerupted third molar tooth. Oral Surg. Oral Med. Oral Path. 9 (1956),96 
3- AZAZ, B.; ZILVERMANN, Y.; HACKAK,T. Clinical and rontgenographic evaluation of thirty-seven autotransplanted impacted maxillary canines. Oral Surg. 45(1978),8 
4- CUESTA CARNERO RICARDO: Le Transplante de germenes de la troisierne molaire inferieure a la place de la premiere molaire. Revue de Stomatologie 77:467(1976) 
5- ELIASON, S.; LAFTMANN, A. Ch.; STRINDEBERG, L.: Autotransplanted teeth with early- stage endodonic treatment: a radiographic evaluation. OralSirg.65.(1988),598. 
6- MILLER, H.M.: Transplantation and reimplantation of teeth. Oral Surg.Oral Med. Oral Path 9 (1956),84. 
7- POGREL, M.A.: Evaluation of over 400 autogenous tooth transplants. J.Oral Maxillofac. Surg. 45(1987) 205 
8- MARZOLA CLOVIS: Transplantes y reimplantes. Seg.edic.Rev e Ampl..Sao Paulo Pancast1997)
X